Entrevista sobre la formación que imparto en REMAX

Entrevista sobre la formación que imparto en REMAX

Blog Visto: 282

¿Qué es para ti la formación?

Para mí la formación es fundamental en la vida. Creo que el mayor mal de la humanidad es la ignorancia y estar en continuo desarrollo puede hacer que una persona ordinaria se convierta en alguien extraordinario.

La formación es nutrición vital para el cerebro, para las conexiones neuronales y necesaria para ampliar la zona de confort y no quedarnos dando vueltas siempre en lo mismo, como si de una rueda de hámster se tratase.

Ponerse las gafas de curiosidad y seguir ampliando conocimientos nos abre la consciencia para desarrollar mapas diferentes a la hora de pensar, sentir, percibir la realidad y por lo tanto decidir, por eso creo firmemente en la frase que dijo Sócrates “El conocimiento nos hará libres”.

 

¿Cuándo empezaste a impartir formación, cuáles fueron las 3 cosas que más te atrajeron?

El contacto y la proximidad con las personas, el compartir mis vivencias y poder escuchar las de los alumnos y generar un campo de relación sano y de crecimiento para ambas partes.

 

En todo este tiempo que llevas como formadora, habrás pasado por momentos buenos y menos buenos, ¿Cuáles de ellos te han ayudado a crecer?

He crecido y aprendido con todos los momentos. En mis comienzos, recuerdo que los momentos buenos me ayudaban a darme cuenta que cuando me dejaba fluir y me divertía dando clase, tenía una sensación de seguridad y confianza que poco a poco iba desarrollando para entrenar la presencia, que lo que decía tenía sentido, que mi mensaje llegaba a los asistentes y así poco a poco me fui afianzando para llegar a tener un estilo propio.

Realmente he tenido muy pocos momentos menos buenos, aunque si recuerdo uno con mucha intensidad y fue cuando me rompí un pie que me impidió impartir las formaciones que ya tenía agendadas para dentro y fuera de España unos cuatro meses, aunque tengo que reconocer que ese parón me dio el espacio y el tiempo para desarrollar un programa formativo nuevo basado en el tema del ego en las empresas.

 

¿Qué consejo le darías a alguien que empieza como formador?

La importancia de utilizar un lenguaje sencillo cuando se dirija a los alumnos, utilizar palabras que solo él o unos pocos conocen no facilita en nada el interés del alumno y por lo tanto el aprendizaje.
Que el mensaje que quiera hacer llegar no sea solo desde la mente, si no también desde el corazón, cuando en las formaciones se mueven las emociones adecuadas, se crea un baile perfecto entre el formador y el alumno y es ahí donde se produce la magia del aprendizaje.

Hay una frase que escuche hace mucho tiempo y es la de “Enseño para seguir aprendiendo” si llega un momento que enseña, pero no aprende nada de los alumnos o de la experiencia de compartir, que revise que le está pasando.

 

¿Qué has aprendido en todo este tiempo?

A escuchar, a no dejarme atrás a ningún alumno en una formación por muy molesto o desagradable que fuera, entender que no me lo sé todo y que el aprendizaje no se acaba nunca, a decir lo siento, me equivoqué, a cultivar mi presencia y decir no al ofrecimiento de impartir formaciones para las cuales no estaba perfectamente cualificada, aunque estuvieran muy bien pagadas.

 

¿Qué le dirías a alguien que piensa que la formación no es necesaria?

Primero le haría algunas preguntas para averiguar cuál es la creencia que está detrás de esa afirmación. Segundo le invitaría a asistir a una formación donde el tema a tratar fuera de su máximo interés, después le preguntaría qué ha aprendido, cómo se ha sentido, cómo puede aplicarlo a su vida y por último si sigue opinando lo mismo.

 

¿Sigues alguna metodología a la hora de impartir un curso?

Si, mis formaciones siempre tienen un hilo conductor y un objetivo claro de a donde quiero llevar a los asistentes al curso. En mi metodología hago participe al alumno con preguntas, encuadres y ejemplos sencillos del día a día para que se vean o sientan identificados con ellos y la información cale más hondo. Y por supuesto, algo que no falta nunca en mis formaciones es el sentido del humor, imprescindible para agilizar los procesos de aprendizaje.

 

¿Qué tendencias crees que se perciben en el futuro de la formación?

La combinación de formación Online con la presencial utilizando la gamificación o lo que es lo mismo los juegos, ya que ayuda a la implicación y retención de la información sin que suponga un estrés al alumno porque aprende jugando.

Formación preparada para poder aprender desde el móvil, así se tiene disponibilidad en cualquier momento, mientras tomas un café o te desplazas en bus o metro.

 

¿Cómo imaginas el aula en los próximos cinco años tras los avances tecnológicos que se pueden producir?

Me imagino que se irá desarrollando mucho más la realidad virtual.

Creando entornos interactivos, como lo vemos en las películas de ciencia ficción.

 

Cuéntanos una anécdota que te haya ocurrido dando formación

Recuerdo que, impartiendo un módulo en una formación de PNL, empecé a explicar a los alumnos los Sistema Representacionales que es el lenguaje del cerebro, es decir que el cerebro piensa en imágenes, sonidos y sensaciones corporales y que, aunque todas las personas tenemos los tres sistemas, hay uno que es el preferente.

Las personas con sistema representacional preferente visual, hablan deprisa, saltan de una idea a otra y son capaces de llevar tres o más conversaciones a la vez sin perderse, que las personas con sistema representacional auditivo preferente, hablan despacio, de forma lineal, una idea tras otra y que es conveniente no interrumpirles cuando hablan porque vuelven a empezar desde el principio.

En ese momento una de la alumnas exclamó en alto ¡¡¡ Dios mío¡¡¡ ahora lo entiendo todo, mi marido es muy auditivo y yo muy visual y me pone de los nervios cuando habla tan lento y secuencial en su comunicación y yo le pongo de los nervios a él porque dice que hablo de treinta cosas a la vez y no se entera. Como el curso era de varios fines de semana, uno de ellos se presentó el marido en la clase para agradecerme la información que había dado a su mujer, ya que la comunicación entre los dos había mejorado muchísimo y había evitado el divorcio jajaja.

 

 

geni millan formadora

 

Imprimir